jueves, 14 de diciembre de 2017

Querida Ijeawele. Cómo educar en el feminismo, Chimamanda Ngozi Adichie

Querida Ijeawele. Cómo educar en el feminismo, Chimamanda Ngozi Adichie
Editorial: Literatura Random House
Año de edición: 2017
Páginas: 96
ISBN: 978-8439732709
Comprar: Amazon

Resumen

El feminismo empieza en la educación. Con su voz cálida y directa, Chimamanda Ngozi Adichie dirige esta emotiva carta a una joven madre que acaba de dar a luz. En sus quince consejos, reivindica la formación de nuestros hijos en la igualdad y el respeto, el amor por los orígenes y la cultura. Una invitación a rechazar estereotipos, a abrazar el fracaso y a luchar por una sociedad más justa. Una bella misiva con reflexiones tan honestas como necesarias que conquistará por igual a madres, padres, hijos e hijas.

Opinión

Yo no tengo hijos, ni siquiera niños pequeños cerca, pero este libro es para todos. Para un futuro momento en el que a lo mejor seamos madres o padres. O simplemente tengamos que interactuar con alguna humana pequeña y entender un poco más cómo funciona la educación feminista. Pero ante todo, este libro, es para educarnos a nosotros mismos.

No puedo contar mucho, es un libro muy corto y pequeñito. Es muy barato e incluso lo puedes conseguir en la biblioteca (yo lo saqué de la de al lado de casa). Al ser un librito con 15 consejos sobre educación feminista, si te los cuento, te cuento todo el libro. Así que te invito en esta ocasión a hacer unas reflexiones.

Damos por hecho que educar en el feminismo es hacia esos nuevos pequeños seres que crecen, pero tenemos que empezar por nosotras. Empezar por saber que no tenemos por qué poder con todo, con que podemos ser "malas madres" y que no venimos diseñadas de fábrica con un chip de súper madre. Tampoco venimos de serie sabiendo limpiar, cocinar o cualquier cosa que nos quieran poner de antemano solo por haber nacido con vagina. Relajemos la raja y empecemos por nosotras.

Tenemos que mirar hacia nosotras mismas y preguntarnos cómo hemos vivido nuestra infancia. Tú madre, por ejemplo ¿sacrificó su trabajo por ti porque es lo que "tocaba"?.

En tu casa, cuando eras pequeña ¿había equidad en las tareas domésticas y el cuidado de los hijos?.

¿Recibías un trato diferente desde niña solo por serlo? Como por ejemplo vestir de cierta manera, con ciertos colores... Que te den unas normas diferentes por ser niña. Que los juguetes sean solo los "adecuados para una niña". ¿Te han dicho alguna vez "tienes que hacerlo así porque eres una niña/señorita, pero no te han dado otra razón?. ¿Alguna vez te prohibieron hacer algo por ser niña, como jugar a un deporte determinado, juegos, vestimenta, comportamiento o pensamiento propio?. Piensa detenidamente todas estas cosas e intenta no justificarlo con pensamientos como "es que era una niña, son cosas de los padres, es lo típico" me gustaría que simplemente intentases razonar con hechos reales el por qué de esas cosas que vivimos todas las niñas. De todas formas te voy adelantando algo: todas las opciones que creas, son machistas.

Hay que leer, leer de verdad, de todo ¿leemos de todo?, ¿te criaste en un ambiente en el que veías a tus responsables leer?. Leer nos enseña a ser mejores personas, a ser más empáticos. Y sobre todo, leamos más feminismo. Pero leamos, no nos centremos en un tipo de lectura o género, porque entonces no veremos casi mundo, no conoceremos personajes diferentes, con sus problemas diferentes y sus soluciones diferentes. Necesitamos conocer muchos diferentes tipos de personas, conocer otras culturas y vivir experiencias que ni habíamos soñado. Eso nos hará mejores. 

¿Cómo es el lenguaje que usamos?, ¿has oído a tu madre o padre hablar mal de otra mujer de forma despectiva solo por el hecho de ser mujer? y lo más importante ¿lo hacemos nosotros también o lo hemos hecho alguna vez?. Usar calificativos despectivos por lo que hace, dice, piensa o viste una mujer es algo que está a la orden del día. Y no, no vale un "lo decía de broma" o "era una forma de hablar". Si no te agrada una mujer por algo, estás en todo tu derecho. Si tu compañera de trabajo no te saluda, simplemente di "tal persona no la soporto porque no me saluda, es una maleducada" y todo bien, pero no entremos en usar descalificativos claramente machistas, todo eso nos perjudica a nosotras, y las primeras perjudicadas somos nosotras mismas. También dañas a las mujeres que hay alrededor y por supuesto a la que diriges tu ira machista. Seamos respetuosas con nosotras.

Estos comportamientos siempre hacen daño, pero si además hay niños delante, es aún peor. Los niños lo toman como un comportamiento normal, una forma habitual de referirse a una mujer. Es como cuando nos oyen decir una palabrota y luego no hay nadie que le quite esa palabra. Si los niños lo oyen, lo aprenden y distinguen aún menos el daño que hacen. Lo peor, es que para cuando se hayan dado cuenta de que su forma de expresar lo que piensan de una mujer, no es la correcta; ya será tarde. Porque ya formará parte de ellos y "es una broma", "es una forma de hablar". Y así durante generaciones.

Pero ¿qué ocurre cuando la palabrota la decía una niña?. Cuando la dice un niño solemos escuchar a los mayores decir "no digas eso que es muy feo" y cuando lo dice una niña, se le suele decir "eso no lo dice una señorita" o "ningún hombre te va a querer hablando así". ¿sabes qué digo yo cuando me dicen eso por mis palabrotas? Que se jodan.

Y una última pregunta para terminar: ¿has tenido la sensación de que tenías que estar siempre perfecta desde niña? siempre limpia, agradable, con buenas formas y mientras ¿veías a los niños ser más libres?.

Solo puedo decir que leer a Chimamanda es un placer, en muy poquito nos dice mucho y qué bien lo dice. Os recomiendo leer este ensayo, y la charla de TED Todos deberíamos ser feministas, que o bien puedes leerla o bien buscar el vídeo. Pero sobre todo, no nos perdamos a Chimamanda. Yo, estoy deseando leer sus novelas también.

Y tú ¿has tenido el placer de leer a Chimamanda? 

Besos,

Bibiana.

PD: Si quieres comprar este libro, haz clic aquí.




8 comentarios:

  1. ¡Holaa!
    La verdad es que a mí estos libros no me atraen nada, no creo que sean para mí, pero me alegro de que te haya gustado.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola guapísima!
    Pues mira, no sé si he tenido digamos "suerte" con mis padres pero han sido muy pocas veces las que mi madre, sobre todo por no decir únicamente, ha dirigido en mí comentarios machistas. Como bien dices nos hacemos daño a nosotras mismas, a veces sin quererlo con una serie de pensamientos y comentarios fuera de lugar. Yo si he tenido comentarios desafortunados, tanto para un género como para otro. No distingo en ese momento entre hombre o mujer; eso es verdad. Si algo me parece mal, me parece igual de mal si lo hace un hombre como una mujer: fin. Lo que sí es cierto es que hemos arraigado una serie de comentarios, frases hechas, comportamientos que son difíciles, que no imposibles, de reeducar, pero todo en esta vida puede ser modificado.
    En cuanto al tema niños, es muy complejo. Bien es cierto que el casi 98% de los casos la culpabilidad de que ellos repitan una serie de conductas, pautas, comentarios... Es de los padres, sin embargo ese 2% es del entorno que le rodea. Llega un momento en la vida en que los padres dejan de ser un modelo para el niño, y se fijan en otro: véase el caso de youtubers, amigos, etc... Como bien dices hay que educar desde pequeños en igualdad, porque de no ser así puede salirte cualquier cosa menos una persona.

    Yo sé que no voy a ser buena madre en mi totalidad, pero tampoco me voy a machacar por no serlo. Lo sé porque actualmente no estoy loca por ser madre y mi reloj permanece apagado o fuera de cobertura en todo momento. Cuando veo un niño me sale sonreírle pero no por ello me entra la vena maternal. Hay veces que sí y otras veces en que la pierdo desmesuradamente y es simple y llanamente por culpa de que los niños vienen cada vez más ¿rebeldes? Que no digo que la rebeldía no esté bien, pero cuando se magnifica y privan de libertad otras actitudes no me gusta ni un pelo. El tema bullying está a la orden del día y puede que eso sea lo que más respeto me da. Ya te digo, el tema niños es muy complejo, pero más difícil es educar en igualdad a la humanidad cuando se siguen diferenciando los estilos de vida en femenino o masculino.

    En otro orden de las cosas no he leído a Chimamanda, pero creo que es infinitamente necesario.
    ¡Un besín!

    Etérea

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola bonita!

    Sin duda, formarnos a nosotros y a los pequeños que nos rodean en feminismo es una tarea obligatoria si queremos vivir -y al fin y al cabo que ellos vivan- en una sociedad más justa e igualitaria para todos.

    Creo que Chimamanda está haciendo una gran labor con sus libros al tratar estos temas de la forma en la que lo hace; ya no solo metiendo el feminismo en sus novelas si no escribiendo libros tan cortos, accesibles y fáciles de leer y comprender para todo el mundo. Porque a veces muchas escritoras feministas son demasiado técnicas y eso no llega a la gente, no a todo el mundo y si lo que queremos es que la sociedad entienda y luche por el feminismo, hay que saber hacérselo llegar.

    Gracias por la reseña :)

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola guapísima! Aún no he leído nada de esta autora, pero mira que he visto este libro, y el otro rojito, infinidad de veces en la librería. ¡Y se vendían como churros! En más de una ocasión, la librera me decía que tenía que leerla, pero entre los estudios y demás, es que no he tenido tiempo. Pero no descarto hacerlo algún día, creo que libros como este son MUY necesarios para poder cambiar y mejorar ciertos aspectos. ¡Un besote! <3

    ResponderEliminar
  5. He leído estos dos libros de la autora, y no descarto leer la novela suya.

    Sí que es verdad que en ocasiones me he sentido reflejada cuando era pequeña, sobre todo en clase. Las chicas me elegían como delegada pero los chicos a un compi mio y la verdad cuando tenia que hablar yo decían que no valía y que hablase el chico. La verdad que para eso era muy guerrera y no me dejaba pisotear tan fácil por los chicos. No era por nada, pero veía que era muy injusto como por ser ello podían jugar a futbol o a cualquier otra cosa y a mi no me dejaban por ser chica. Y cuando mas crecíamos mas dificil se me hacia jugar con ello. Menos mal que luego maduramos y ya recapacitan.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Holaaa

    Me encantaron estos libros, leí los dos y me hicieron reflexionar tanto. Yo tampoco soy madre pero me aplico a mí misma todos estos consejos. Mi hicieron abrir los ojos y darme cuenta de que aunque yo misma me considere feminista caigo en comentarios y prejuicios vergonzosos. Así que a segir aprendiendo, esto solo se solucionará con la educación.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Hola!

    Qué entrada tan interesante, aunque aún no he leído este libro (sí me llama mucho la atención) se ve que es muy importante que todos (grandes y pequeños) aprendan el tipo de "valores"(por así decirlo) que hacen reflexionar, creo que la sociedad mejoraría mucho.

    Espero poder leer a Chimamanda pronto.

    Gracias por tu reseña y que pases felices fiestas!

    ResponderEliminar
  8. Hola! Estoy como loca por leer ya a esta mujer porque todo el mundo la recomienda. Son temas muy importantes para transmitir a todo el mundo. Seguro que los disfruto tanto como tú.
    Un beso
    Marta

    ResponderEliminar