jueves, 7 de diciembre de 2017

Mi maravillosa librería, Petra Hartlieb

Mi maravillosa librería, Petra Hartlieb
Editorial: Periferica 
Año de edición: 2015
Páginas: 240
ISBN: 978-8416291212

Resumen

Petra Hartlieb tiene ahora una gran familia, un perro y una librería. Diez años atrás, estando de vacaciones en Viena, su ciudad de origen, supo de una bonita librería de barrio que cerraba sus puertas y estaba a la venta. Lo que en principio se planteó como una especie de broma (¿por qué no la compramos nosotros?), provocó en pocas semanas un cambio radical de vida, de ciudad y de oficio. Pero no fue fácil, tuvo que luchar contra un sinfín de contratiempos; no estaba preparada para convertirse en empresaria, y tampoco lo estaba para ser al mismo tiempo librera, esposa y madre. Este libro cuenta la historia de un desafío: cómo conseguir que una librería pequeña, tradicional y de barrio se convierta en el núcleo indispensable de la vida en comunidad de una ciudad europea en el siglo XXI. Una estupenda historia sobre cómo conseguir aquello que amamos. Una historia llena de divertidas anécdotas y emociones sin fin, que logra, gracias a una escritura ágil, directa y muy empática, que todos seamos partícipes de las alegrías y los problemas de Petra. Es, además, una maravillosa descripción de la vida diaria de muchas librerías y en muchos países: un mundo en miniatura en el que, de algún modo, habitamos todos aquellos que amamos los libros.

Opinión (contiene spoilers)

Es un libro que llevaba tiempo queriendo leer desde que lo vi en una librería, en la cual había además una de esas recomendaciones con un papel que puede hacer cualquiera a mano y hablaban genial del libro. Me gustó la portada, me gustó la sinopsis y me terminé de convencer con aquella recomendación. Pero menos mal que no lo compré, aunque sí lo he leído, ya que lo tenían en la biblioteca (por suerte me ha salido gratis la lectura).

La primera impresión nada más empezar a leer no ha sido muy buena. A las pocas páginas me estaba pareciendo un libro repetitivo y pesado a pesar de su narrativa simple.

Según vas leyendo te vas poniendo de mal humor por el constante lloriqueo de la autora. Resulta vergonzoso, ya que no le puede ir mejor. Vamos a ver, empieza como de broma que si compran ella y su marido una librería que se traspasa en Austria (ellos viven en Alemania). Tú crees que les costará, que habrá anécdotas, etc. Pues el libro es un constante: uffff qué mal, que no tenemos dinero y nos han dado la librería a nosotros (son ellos quienes han decidido comprar la librería, nadie les ha obligado y en Alemania les va bien). Uffff qué mal, el banco nos ha dado el préstamos y nuestros amigos también nos dejan dinero. Ufff qué mal que no tenemos casa en Austria (la librería tiene casa arriba, solo la tienen que reformar), pero tienen unos amigos que les dejan vivir con ellos, además de que en la casa de los amigos no hacen nada porque tienen criada y la hija está entretenida porque tiene a los hijos de los amigos de sus padres. Ufff qué mal que hay poco tiempo para abrir la librería, pero tranquilos, ya van sus amigos a ayudar con las reformas. Ufff qué mal, día de estreno ¡qué horror! la librería llena y nos ha ido de lujo, pero que mal oye. Así todo el rato quejándose de lo bien que le va ¿en serio?, ¿me estás tomando el pelo? porque a los pocos días están contratando a una ayudante porque no dan abasto con la cantidad de clientes que tienen. Además enseguida encuentra gente por todos lados que le eche una mano con los recados. Hasta la suegra sale ayudando haciendo lo que puede.

Y nada, unos meses mas tarde ya tienen reformado el piso de arriba como vivienda. Incluso tienen una vecina a la que, como no tiene lavadora y tampoco calefacción, ellos le dejan la suya a cambio de que le cuiden a la niña y ¡ah sí! mientras el hermano mayor sigue en Alemania en casa de amigos. 

Luego suelta perlas como "mi librería pequeña y elegante" ha fracasado porque desde que abrimos, hasta el cierre, no para de entrar gente. Un horror oye. Y entonces contratan a una segunda ayudante (hay que tener en cuenta que la librería tiene cuarenta metros cuadrados). Y esta segunda ayudante ya lleva con ellos ocho años y solo se les ha puesto mala tres veces.

Luego tenemos las otras perlas de gente que quiere ir de jefe guay, pero que sabes que al final son como la mayoría, aunque sea en menor medida. Te mete el tema de que ella ha sido siempre sindicalista, que votaba a los verdes y a veces a los socialistas, para después deleitarnos con que es verdad que sus empleadas ganan poco y que quizá se merecerían ganar más por todo lo que trabajan y todo lo que saben, pero ojo, no que cobren lo mismo que la panadera de enfrente (que será poco) que no es el mismo nivel (y esto te lo suelta la sindicalista, socialista y que vota a los verdes). Pero después intenta justificarse sobre sus empleadas con: "Y todo eso lo hacen a cambio de cobrar una cantidad por hora que a muchos les daría vergüenza pagar a su asistenta. Nosotros, en teoría, podríamos pagarles más, pero en realidad, no podemos; por desgracia. Cada día me corroe un poco la mala conciencia, porque lo que cobran mis empleadas no compensa en absoluto todo lo que saben, pueden y hacen."

Luego además oímos quejas constantes de la falta de tiempo en casa, para que diga "la única que intenta mantener un poco de orden en la casa es nuestra asistenta". Claro que sí, con dos cojones.

Así que como les va tan mal y están fatal porque es todo horrible, deciden contratar a dos asistentas más. Además al marido le ha salido otro trabajo y van a reformar la librería y comprarse una casita en el campo. Pero ¿sabes qué? que qué horror, que como les va tan bien y hasta el del banco compra en la librería, les van a dar el crédito para ampliar la librería y comprarse la casita en el campo. Lo están pasando fatal.

Pero no solo es una queja constante de lo "mal" que le va, si no que se tira páginas y páginas hablando mal de Amazon. Es curioso, porque a ella en concreto no le está afectando precisamente, pero aún así Amazon es el mismísimo diablo. Y según ella, deberías tener mala conciencia por comprar en Amazon, que la gente joven no sabe lo que hace. Y no solo eso, si no que te cuenta su anécdota de que un día le habían dejado equivocado en su buzón un paquete de Amazon para otro vecino, en el cual parecía que había un libro y ella se enfadó muchísimo porque había un vecino pidiendo libros a Amazon teniendo una librería debajo ¿y sabes qué? se fue al vecino a pedirle explicaciones, y que si lo que no quiere es hablar con nadie, que le deje un papel por la puerta y que ella le da el libro. Mira, me viene a mí a decirme donde tengo que comprar las cosas y no piso su librería en la vida. 

Además ella misma ha abierto una página web en la que le va genial, pero sigue constantemente hablando mal de Amazon y de las compras por internet. Porque claro, se ve que o se lo compras a ella o eres lo peor del mundo. 

Y claro, el libro va acabando y sigue quejándose de lo bien que le va y que le ha salido todo redondo. Que no puede más, así que decide abrir una segunda librería, sí, así tal cual ¿y sabes qué?, sí, qué horror, el banco les da el préstamo para la segunda librería, aunque ellos en realidad no quieren, pero lo hacen. ¿Y adivina? ¡les va genial!.

Sí sí, acabamos el libro con dos librerías de éxito, con doce empleadas y para colmo publica libros ella misma y los vende bien. Y se queja, constantemente, es una tomadura de pelo esta historia. Que sí, que te puede haber ido todo genial, a la primera, pero eso no es una historia muy especial que digamos, pero al menos no te quejes de que todo te va bien porque es como reírte de casi del 90% de las personas del mundo. Podría haberlo hecho como una historia afortunada y bonita en la que te inspires, pero ha quedado como una historia fácil y quejicosa a más no poder. 

¿Tú lo has leído?, ¿tienes pensado hacerlo?.

Besos,

Bibiana.

4 comentarios:

  1. Pues yo de momento no me animo con él, gracias por la reseña :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!

    No he leído tu valoración personal porque contiene spoilers y me ha llamado mucho la atención el libro, así que por si acaso algún día lo leo... Me encantan las historias que hablan sobre librerías y libreros! Son amor.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo contigo, a mí sobre todo me chirriaba que gente que no conoce le ayuden sin pedir nada a cambio o por el amor al arte, no sé no me lo he creído.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Me he quedado alucinada con tu reseña!! Sin duda un libro que no leeré, gracias!

    Besotes

    ResponderEliminar