jueves, 12 de octubre de 2017

Harry Potter y el prisionero de Azkaban, J.K. Rowling

Harry Potter y el prisionero de Azcabán, J.K. Rowling
Editorial: Salamandra
Año de edición: 2000
Páginas: 360
ISBN: 8498383439

Resumen

Igual que en las dos primeras partes de la serie, Harry aguarda con impaciencia el inicio del tercer curso en el Colegio Hogwarts de Magia. Tras haber cumplido los trece años, solo y lejos de sus amigos, Harry se pelea con su bigotuda tía Marge, a la que convierte en globo, y debe huir en un autobús mágico. Mientras tanto, de la prisión de Azkaban se ha escapado un terrible villano, Sirius Black, un asesino en serie con poderes mágicos que fue cómplice de lord Voldemort y que parece dispuesto a borrar a Harry del mapa. Y por si esto fuera poco, Harry deberá enfrentarse también a unos terribles monstruos, los dementores, seres abominables capaces de robarles la felicidad a los magos y de eliminar todo recuerdo hermoso de aquellos que osan mirarlos. Lo que ninguno de estos malvados personajes sabe es que Harry, con la ayuda de sus fieles amigos Ron y Hermione, es capaz de todo y mucho más.

Opinión

Tercer libro de la saga: Acabado. Este es bastante diferente a los dos anteriores, es un libro con un ritmo diferente, con personajes más maduros. 

Es un libro en el que no nos vamos a encontrar una historia casi detectivesca como en los anteriores, si no que simplemente vamos a ir viendo cosas que escapan de las elecciones y actos de Harry.

En este volumen se profundiza más en los personajes, conoceremos mejor lo que rodea al mundo mágico, veremos más magia y más clases.

Creo que hablamos más bien de un libro transitorio, diferente. Porque si Rowling siguiese el mismo patrón de los dos primeros, pues se estaría repitiendo. Pero no, aquí estamos en los mismo escenarios y no nos repetimos.

Y... Damos paso a los spoilers... ¡Cuidado! que se me ha ido la olla y prácticamente cuento todo el libro. Si no lo has leído no sigas.





Como he comentado antes, aquí tenemos a unos personajes más maduros. Empezando la historia vemos como Harry después de haber inflado a la hermana de su tío (sin querer, pero se lo merecía la muy asquerosa), y con ello haber provocado que saliese volando la (llamémosla mujer) y el consiguiente enfado de sus tíos, Harry decide coger sus cosas (que vienen a ser las del colegio) y salir de ahí lo antes posible.

Empezando porque tiene 13 años, está solo, no tiene dinero (muggle), ni posibilidad de llegar a Londres. Más el miedo de que le pillen habiendo hecho magia y le expulsen del colegio Hogwarts, nos vamos a encontrar con una escena muy diferente hasta entonces.

Por suerte para Harry le llega el Autobús noctámbulo, un autobús para magos en apuros que lo lleva hasta Londres por poco dinero (con una escena loca por las calles de Londres y unos personajes muy divertidos).

Una vez allí y faltándole tres semanas para volver a Hogwarts Harry pasa unos días estupendos en el Caldero Chorreante. Aquí es donde podemos ver como Rowling hace perfectamente el trabajo de transmitirnos lo mal que lo pasa Harry en casa de sus tíos y como cambia esa escena mientras estamos esperando en el Caldero Chorreante a que que vuelva el nuevo curso de Hogwarts y pasa tres semanas conociendo el callejón Diagon a la perfección, comiendo helados y chuches, levantándose a la hora que quiera y disfrutando de la gente que le rodea.

Sabemos además que Harry antes de salir de casa de sus tíos, vio en las noticias muggles que un tal Sirius Black se había escapado de prisión y que era muy peligroso. (Aquí me parece impresionante que nos encontramos en el tercer libro de la saga y Rowling ya nombró a través de Hagrid a Sirius Black al principio del primer libro). Nada es aleatorio en esta saga, todo está perfectamente hilado y construido. 

Al poco ya de terminar sus vacaciones se encuentra en el Caldero Chorreante a Ron y a Hermione, donde esta última aprovecha para comprarse su mascota, un gato al que le pone el nombre de Crookshanks y que desde el primer momento odia a Scabbers, la rata de Ron.

Esa misma noche, que es la anterior a volver a Hogwarts, Harry pilla hablando a los padres de Ron sobre él y escucha que el tal Sirius Black va detrás de Harry para acabar con él. (Aquí por supuesto ya lo vamos flipando un poquito más, porque si no tenía suficiente con Voldemort, ahora le sale alguien más que desea acabar con su vida).

Ya en el tren de regreso a Hogwarts, Harry y sus amigos se sientan en un compartimento donde solo hay una persona que está durmiendo y que resulta ser el profesor Lupin. Aquí es curioso porque normalmente notamos que en el tren a Hogwarts ya estamos en un terreno seguro, donde solo hay diversión y entusiasmo por volver al nuevo curso, pero antes de llegar a su destino el tren se para de golpe, las luces se apagan y el frío invade el vagón. Entonces una criatura horrenda aparece frente a Harry y él empieza a sentirse cada vez peor. En ese momento el profesor Lupin despierta y echa con su varita a la extraña criatura, pero entonces Harry se desmaya.

Una vez despierto Harry, el profesor Lupin les cuenta que estos seres eran dementores, los guardianes de la prisión de Azcaban. Estos serán los encargados de proteger Hogwarts mientras Sirius siga sin aparecer.

Tienen dos nuevos profesores, Remus Lupin (al cual conocimos en el tren) y será el encargado de la clases de defensa contra las artes oscuras. Y también tendremos a Hagrid que se encargará de las clases de cuidado de criaturas mágicas. También tenemos una nueva clase que será la de adivinación. La cual para mí ha resultado ser muy divertida por todo lo que ocurre en ella y su peculiar profesora. Pero Hermione decide dar absolutamente todas las clases aunque muchas de ellas coincidan a la misma hora (aquí de momento no sabemos muy bien cómo lo hace).

Las clases van transcurriendo y llega sus primera clase con Hagrid, el cual les quiere enseñar en su primer día a montar a un hipogrifo, que es una especie de águila con cuerpo de caballo. La clase para Harry empieza genial, consigue caerle bien al bicho en cuestión y montarle, pero claro, llega el idiota de Malfoy (sí, vamos a llamarle así porque no creo que tenga otro nombre, bueno sí, pero puede haber menores leyendo esto) y decide tocar las pelotas un poco haciendo enfadar al pobre hipogrifo y este por supuesto le da con toda la garra así bien abierta y le hace un poco de pupa al niñato de Malfoy. 

Por suerte más tarde empezamos con las clases del profesor Lupin, un profesor genial y al que se le coge mucho cariño y que en su primera clase les enseña a enfrentarse a un boggart, que no a Humphrey Bogart (un chiste malo gratuito, podéis olvidarlo). Y esta clase señores y señoras es súper divertida, imaginar a Snape vestido de la abuela de Neville no tiene precio.

Otra cosa genial sobre Lupin son sus desapariciones durante un tiempo, su estado a veces enfermizo, pero a la vez recibe una poción de Snape e incluso este llega a impartir la clase de Lupin. Todo esto, claro, hace que sigamos sospechando todo lo malo que se pueda sobre Snape. 

Snape aprovecha esta clase para hablarles sobre los hombres lobo (a pesar de que aún les quedan muchas lecciones para dar esa parte).

Y no nos olvidamos del quidditch, el primer partido se celebra contra Hufflepuff. Por cierto, en este libro vamos a conocer a dos personajes nuevos, a Cedric Diggory y a Cho Chang (no me quería olvidar de mencionarlo para más tarde). En fin, que aparecen los puñeteros dichosos dementores en mitad del partido y hacen que Harry se desmaye primero y su escoba (sí, su Nimbus 2000) sea destrozada por el sauce boxeador. 

Otra cosa que se me ha olvidado recordar es que Harry al principio del libro recibe una carta de Hogwarts con una nota que tienen que firmar sus padres o tutor para que pueda ir de excursión algunos fines de semana a Hogsmeade (un pueblo solo de magos). Y como hemos visto al principio, después de lo ocurrido con su tía, pues como que se va sin la tan necesitada firma.

Pero por supuesto, aquí aparecen en escena los grandes hermanos gemelos Weasley (los adoro, son geniales) y le dan a Harry su mapa del merodeador en el que puede ver todo Hogwarts, incluidos los pasadizos secretos y donde está la gente en cada momento. Y con eso, Harry consigue escaparse al pueblo de Hogsmeade. 

Y hasta ahí todo genial, diversión, cosas nuevas, la adrenalina de haber hecho algo malo y todas esas mierdas que tanto nos gustan cuando tenemos trece años. Pero la diversión se acaba amigos, porque mientras se está tomando su deliciosa cerveza de mantequilla llegan varios profesores de Hogwarts y Harry se esconde. El problema (además de que le puedan pillar) es que escucha la conversación y se entera de que Sirius Black era el amigo de su padre y a la vez que sabía donde estaban los Potter cuando Voldemort los buscaba. Y parece ser que el fue el cabroncete que le dijo a Voldemort donde estaban y así poder matarlos. Y que además era su padrino ¡su padrino! ¡y viene a matarle!. Porque claro, también se cargó a su otro amigo Peter Pettigrew y a unos cuantos muggles que había por allí. Tremendo todo, muy fuerte.

En fin, que llega Navidad y Harry recibe la nueva Saeta de Fuego de forma anónima. Él, contento de narices, claro, pero Hermione como que no se fía de que se la haya regalado el Sirius y esté embrujada. Y bueno, aquí Hermione decide contárselo a la profesora McGonagall y esta a su vez para poder confirmar que la escoba no está hechizada le quita a Harry durante semanas su tan preciado nuevo tesoro.

(Aquí mientras un montón de malos rollos, que si el gato de Hermione se está pasando con la rata de Ron, que Hermione ha contado lo de la escoba, etc.). Total, que no se hablan con la pobre Hermione que solo intenta ayudar de la mejor manera que sabe (siendo un poco más precavida).

Mientras, Harry gracias a la ayuda de Lupin consigue aprender a defenderse de los dementores, aunque esto no es nada fácil, claro y le lleva a practicar mucho y a ser agotador.

Luego llegamos al siguiente partido, esta vez contra Ravenclaw y Harry cree ver a los dementores y hacerse con ellos, pero resulta que solo era Draco Malfoy y sus amiguitos dando por culín un ratín. 

Segunda visita a Hogsmeade, Harry vuelve a usar la misma forma para llegar y esta vez se va a visitar la casa de los gritos (que se supone que es la casa más embrujada que hay). Pero de nuevo nos encontramos con Malfoy y al final pilla a Harry fuera del colegio.

Harry vuelve a Hogwarts, pero el profesor Snape ya se ha enterado y le hace a Harry mostrarle sus bolsillos, y claro, ahí está el mapa del merodeador, el cual Snape intenta descifrar pero no hay manera. Snape llama al profesor Lupin pensando que puede ser alguna cosa de artes oscuras, pero Lupin se queda con el mapa y miente a Snape para salvar a Harry de la ira de este.

Harry vuelve a ver al perro (sí, aunque no lo he contado antes, Harry ha visto a un perro ya anteriormente) y en este caso lo ve junto al gato de Hermione. (Todo esto desde su ventana de la habitación).

Y al día siguiente tenemos el otro partido de quidditch que es contra Slytherin (el cual me resulta muy entretenido y está genial narrado). Y sí, gana Gryffindor (viva Gryffindor cojones leches). Y se llevan la copa de quiddicth. 

Dios, que me estoy enrollando y aún quedan un montón de cosas. Vamos a resumir un poquito más que se va, que me estoy emocionando con el sonido de las teclas a toda pastilla.

En fin, el pájaro de Hagrid es condenado a muerte por el mini ataque de nada a Malfoy. Harry, Ron y Hermione se van a ver a Hagrid, que tiene atado al lindo pajarito al lado de casa y mientras están dentro aparece de nuevo la rata de Ron (que había desaparecido y pensábamos que el era por el gato de Hermione). Y en ese momento llegan a la casa de Hagrid, Dumbledore y Fudge. Y Harry and company se piran de allí cagando leches porque no deberían estar lejos del colegio y menos aún de noche.

Pero mientras salen corriendo, la puñetera rata de Ron se da el piro y se escapa hacia el sauce boxeador. Por supuesto Ron se va detrás y en ese momento aparece el perro enorme otra vez y coge a Ron y se lo lleva para dentro del árbol. 

Harry y Hermiones consiguen entrar, siguen un túnel y este les lleva hasta la casa de los gritos. Allí encuentran a Ron con una pata chula y les dice que el perro no es un perro, si no un animago. Y ¡tachán! aparece Sirius Black con un aspecto un poco asqueroso. Vamos, de fugitivo que lleva años en la cárcel y sin lavarse. Todo esto te da más mal rollo, con toda esa roña yo no quiero ni que me toque.

Y Lupin aparece después en escena y Hermione aprovecha para contar que el nuevo profesor es un hombre lobo (ella se da cuenta, porque coño, está atenta a todo).

Y ¿por qué aparece Lupin ahí de repente? Pues porque tenía el mapa del merodeador y los había visto ahí, a ellos y a Peter Pettigrew (el cual supuestamente está muerto).

Total, que todos empiezan aquí a confesarse, que si Lupin es tal, que si la rata de Ron es Pettigrew, que si Sirius no es culpable de la muerte de los Potter, que fue la rata y que la abuela fuma.

Pero joder, aparece Snape (que tiene que estar ahí siempre pendiente de todo como la vieja del visillo). Snape intenta llevarse a Sirius, pero Harry no le deja y le desarma con la varita y este se da un golpe y queda inconsciente y se pierde todo lo que sigue a continuación, que viene a ser la confesión de Pettigrew y toda la movida esta.

Y bueno, se van camino a Hogwarts para demostrar que Sirius es inocente, que fue Pettigrew, pero... pero Lupin no se había tomado la poción de Snape hoy, que era nada más y nada menos que una poción para evitar que se transformara en hombre lobo y pronto aparece la luna llena de los cojones.

Este se pone a convertirse en lobo y con toda la movida loca que está pasando el Pettigrew aprovecha para convertirse en rata y escaparse. Sirius vuelve a transformarse en perro para intentar parar al lobo, pero Sirius se lastima y Harry va tras él (el cual además antes de que se transformase a lobo el otro, le había propuesto a Harry irse a vivir con él y Harry lo estaba ya flipando viéndose viviendo sin sus tíos). 

Sirius y Potter se dirigen al lago y allí aparecen de nuevo los dementores y atacan a ambos, Harry intenta hace el patronus, pero no es suficiente para todos los que hay. Y a lo lejos cuando ya está en las últimas ve a alguien haciendo el patronus al otro lado del lago y los salva. Harry vuelve a perder el conocimiento.

He dicho que me iba a enrollar menos, pero tampoco está siendo mucho menos, pues nada, vamos a acabar ya.

Harry despierta en la enfermería, viene Dumbledore, les dice que Sirius ha sido atrapado. Estos les cuenta que el culpable no es él. Dumbledore les cree y le dice a Hermione que use su giratiempo (sí, eso es lo que ha estado usando Hermione para ir a todas las clases, vamos, lo que viene a ser viajar en el tiempo).

Estos se piran sin Ron (que no puede ir porque se había roto la pierna) e intentan cambiar las cosas para rescatar a Sirius. Aprovechan y salvan al hipogrifo, van viendo todo lo que fue pasando, llegan al momento de los dementores en el lago y es Harry (el que viene del futuro) el que hace el patronus desde el otro lado. Así sabe que fue él mismo y no su padre como el había llegado a pensar.

Se cogen al hipogrifo, se van volando con él y van a rescatar a Sirius que se va con el bicho volando para alegría de todos (menos para Snape). 

Claro, todo el mundo se entera de que Lupin era un hombre lobo, así que deja el colegio (con toda la pena de mi corazón porque este profe mola mucho).

El curso acaba, vuelven al expreso de Hogwarts y allí Harry recibe una carta de Sirius en la que le dice que fue él el que le envió la Saeta de Fuego, le manda el permiso firmado para ir el próximo curso a Hogsmeade, ya que como su tutor puede (es su padrino) y le dice a Ron que se quede con la lechuza a cambio, ya que se ha quedado sin su rata.

Fin.

Vamos, que esta historia mola mucho, que vemos a otro Harry, a unos personajes nuevos geniales. Que cada vez la escritura de Rowling mejora y sorprende y una profundidad mayor en todo. 

Deseando leer el cuarto estoy y espero no hacer de nuevo este tochaco, pero es que me apetecía y me hacía ilusión.

Sobre la película





Esta película de momento es la que más me ha gustado de las tres primeras. Ya las he visto todas, pero hace ya varios años y además estas las estoy viendo después de leer el libro correspondiente, y eso, hace que cambien muchas cosas de las opiniones que tenía ya formadas.

Esta película es mejor, es mejor en fotografía, en música, en dirección y está mejor contada que las anteriores.

Es cierto que me sigue molestando que cambien cosas, que algunas directamente ni las nombren y además que otras se las inventen.

Como por ejemplo que la película empieza con Harry haciendo magia en su habitación, cuando sabemos que no puede y que se lo harían saber inmediatamente. Incluso en la película se nombra posteriormente, así que eso como que se lo inventan y luego encima sale su propio error a la luz.

También la forma en la que se entera de que un tal Sirius Black anda suelto por haber escapado de prisión es cambiada.

Tampoco pasa las tres semanas en el Caldero Chorreante como en el libro. Ni se entera de que Sirius Black va por él porque se lo diga el padre de Ron, si no que es Harry el que lo escucha sin querer.

Otra cosa que me molesta bastante es que no se le de importancia al quiddicth, ya que esto en los libros es muy importante y hay historias de la trama que surgen entorno a este deporte, que además es muy importante para el propio Harry.

En el libro hay tres partidos y en la película solo se muestra uno. ¿Por qué esto es un gran error? Pues porque para empezar vamos a conocer a dos personajes nuevos, a Cedric Diggory y a Cho Chang, que aunque ahora no tengan peso en la historia, sí lo tendrán en las próximas historias. Y esto provoca que en las siguientes películas aparezcan estos personajes de la nada. 

Esto es una pena, porque está pasando con todas las películas y hace parecer que la historia está llena de personajes y cosas que aparecen de la nada, cuando Rowling esto lo hace perfecto en el libro y nunca hay nada gratuito.

Otra cosa por la que es una pena que no salga más el quidditch es porque es Gryffindor los que ganan la copa quiddicth ese año, y eso, es importante.

También se omite que Sirius le regala la Saeta de Fuego a mitad de la historia (sin que Harry sepa que es él), si no que en la película se la da justo al final, después de haber finalizado todo. Esto también es otro problema porque aunque parezca un detalle sin importancia, además de estar cambiando cosas, es que no fluye la historia de la misma manera y se pierden cosas entre medias.

Hay muchos más cambios, de hecho son continuos, pero al menos la historia sigue teniendo sentido, cosa que con las otras películas si no has leído el libro está claro que no son buenas historias y están mal contadas y dirigidas.

Sobre los personajes hay cosas mejores y peores y es que el director ha hecho un mejor trabajo en general con los tres respecto al anterior director. Harry se me parece más al Harry del libro, con Ron pasa lo mismo, y aunque Hermione está mejor hecha que en las anteriores películas, siguen sin pillarle el punto los directores. Aún así, en concepto general mejora, y eso ya es algo importante.

Tengo muchas ganas de seguir con la saga, ya que cada vez está más y más interesante. A cada libro mejora y eso no suele ser lo normal. La historia va hacia arriba siempre.

Besos,

Bibiana.

1 comentario:

  1. Holaaa
    Este fue uno de mis libros favoritos de toda la saga junto a La Orden del Fenix^^
    Son geniales =)
    Un beso

    ResponderEliminar