jueves, 26 de octubre de 2017

Harry Potter y el cáliz de fuego, J.K. Rowling

Harry Potter y el cáliz de fuego, J.K. Rowling
Editorial: Salamandra
Año de edición: 2001
Páginas: 640
ISBN: 978-8478886456

Resumen

Tras otro abominable verano con los Dursley, Harry se dispone a iniciar el cuarto curso en Hogwarts, la famosa escuela de magia y hechicería. A sus catorce años, a Harry le gustaría ser un joven mago como los demás y dedicarse a aprender nuevos sortilegios, encontrarse con sus amigos Ron y Hermione y asistir con ellos a los Mundiales de quidditch. Sin embargo, al llegar al colegio le espera una gran sorpresa que lo obligará a enfrentarse a los desafíos más temibles de toda su vida. Si logra superarlos, habrá demostrado que ya no es un niño y que está preparado para vivir las nuevas y emocionantes experiencias que el futuro le depara.

Opinión

Ya he acabado el cuarto libro de la saga y solo puedo decir que cada vez es a mejor. El comienzo es mucho más oscuro que los anteriores, esa diferencia de comienzo me ha gustado mucho, eso ha hecho que sea diferente a los anteriores ya desde el principio. En este caso la atención no va plenamente a Harry Potter, si no a muchos más personajes. Porque aunque la historia principal sea él, esta saga es mucho más que eso. 

Sigo con la reseña, pero con spoilers, así que si no lo has leído, mejor no continúes (o sí, si quieres...)



Empezar con el pasado de Voldemort como si de un cuento se tratara me pareció magnífico. Con el primer capítulo tenía la sensación de estar leyendo algo diferente y más maduro. Era como estar leyendo un cuento clásico, de esos que ya nadie hace. Por supuesto luego volvemos con Harry directamente y más preocupado que nunca, y no porque esté con sus tíos (que también) si no porque ha soñado con Voldemort y su cicatriz le ha dolido mucho, y esto ya sabemos que muy bueno no es.

Por suerte Harry vuelve a La Madriguera y ahí pasamos unos cuantos ratos de humor que nos dan un pequeño descanso de lo que ha pasado y de lo que va a pasar. Sobre todo cuando un Weasley sale a escena y por un momento parece que todo va bien, pero eso ya sabemos que se le da muy bien a la autora para bajarnos la guardia.

La verdad es que me encantan los Weasley y me encanta poder volver a meterme en su casa. Sientes que Harry vuelve a estar en su casa. Podemos encontrar a Hermione ya allí y poco a poco notando que la felicidad vuelve. 

Y tenemos los mundiales de quidditch, para los cuales Rowling no deja nada al azar, no solo son necesarios para la trama de la historia, si no que además está todo perfectamente contado y hecho para que creamos que todo lo que ocurre sea totalmente posible. Desde cómo hacen para llegar todos allí a como controlan a los muggles para que no se enteren de nada.

Tengo que decir que aunque no soy muy fan de los deportes en los libros (porque estos suelen no estar bien contados), cuando en la saga aparecen los partidos de quidditch a mí no se me hace pesado, además que la mayoría de las veces (por no decir todas) todos los momentos de quidditch son parte de la trama, no son gratuitos.

Y aunque parece que lo estamos pasando genial, que todo marcha perfecto... eso acaba pronto cuando se despiertan en mitad de la noche y no entiendes qué está pasando, aparece la Marca Tenebrosa, intentan acusar a Harry, a la elfina también... no estás entendiendo nada de lo que está pasando.

Pero volvemos a Hogwarts y resulta que este año no va a haber torneo de quidditch, si no que tendrán el torneo de los tres magos, cambio que tú por supuesto no esperas y que no sabes cómo va a repercutir en la historia.

Aquí se va notando mucho como la autora ha mejorado en la narración, que es más elaborada que las anteriores, hay más descripciones y más enredo de trama (pero perfectamente hilado).

Y empezamos con los personajes de los cuales no sabes si fiarte (y en este libro hay muchos). Vemos al profesor Moody que te cae muy bien y mola mucho, pero que sabes que por algún motivo no debes de fiarte aunque aún no sepas por qué, y eso que en cierta manera llega a recodar al profesor Lupin (que de ese si sabes desde el principio que debes fiarte). No sé cómo hace la autora para transmitirnos eso aunque al principio puedan parecer personajes muy parecidos.

Lo mejor de este libro es que aunque había visto la peli, no me acordaba de casi nada. Y es que vi la peli cuando salió, así que hace más de diez años. Eso ha estado genial porque como recordaba muy poquito iba disfrutando de las sorpresas e iba saboreando toda la trama sin saber muy bien qué pasaba.

Me ha gustado mucho ver todo el tema de los elfos domésticos y me ha gustado aún más ver a Hermione defendiendo e intentando ayudar a éstos aunque al final no llegamos a ninguna conclusión clara de qué es lo que quieren en el fondo. Quizá habrá gente que no le dé mucha importancia a este asunto, pero a mí me parece un tema muy interesante, que me ha hecho pensar mucho y darle muchas vueltas, aunque yo misma aún, no he podido encontrar una respuesta.

Cuando llegamos al momento en el que Harry sale elegido junto a Cedric para ser campeón del torneo de magos para representar a la casa Hogwarts, eso es tremendo. No sabes qué pasa, sospechas de todo el mundo. Y lo peor es ver a Harry que está pasando fatal porque nadie le cree sobre que él no ha metido su nombre en el cáliz. El propio Ron duda, aunque también llegas a entender por qué los hay que dudan. Otro tema complicado que si no supieses a ciencia cierta que Harry no ha sido, igual tú también dudarías.

Muy bien hecha la primera prueba del torneo, recordaba que la pasaba, pero no recordaba cómo. Me ha hecho sentir los nervios de Harry y las pruebas no resultan nada pesadas. 

Sobre el baile de Navidad he de decir que me ha resultado muy divertido, como algo tan simple comparado con lo que han tenido que hacer hasta ahora, puede darles tantos quebraderos de cabeza. Muy divertidos los celos de Ron, ya que ni él mismo sabe qué le está pasando.

Es increíble como maduran los personajes en cada libro, se nota que están llegando a la adolescencia y vivimos las cosas relacionadas con ella, pero sin que se salgan de la historia principal. Nunca deja de ser el libro lo que es, no se sale de su cometido, no se va por las ramas y tampoco tira de cosas facilonas.

¿Puede ser toda la trama mejor cuando llegas al final? Yo creo que no, no solo ocurren un montón de cosas inesperadas, si no que me parece increíble que todo cuadre tan perfectamente. Son muchos, muchos personajes y muchas tramas y subtramas que hay que cerrar y no se escapa nada. Todo cobra perfecto sentido al final, es perfecto.

Sobre la película



Voy a empezar diciendo que si este libro es más largo que los anteriores y la película es más corta que las anteriores, es que algo no está yendo bien.

Me ha parecido mejor que sus predecesoras en cuanto a la dirección en general y que aunque se inventa cosas, se las inventa un poco menos. 

Se les ha ido demasiado de las manos la interpretación de la Academia Mágica Beauxbatons, que parece más bien un pase de modelos y futuras bailarinas en lugar de estudiantes como pueden serlo en Hogwarts. También demasiado excéntrico el Instituto Durmstrang haciendo gala de su fuerza y bestialidad. 

Todo eso es un poco atraso, más teniendo en cuenta que en el libro no tiene nada que ver. Además, estos colegios de magos son mixtos, mientras que en la película se dedican a hacer a las francesas todas mujeres y a los otros todos machos. 

Luego hay mucha libre interpretación de los personajes en general, más aún a veces de Hermione, que no la termino de ver ni por asomo como en el libro, o con Dumbledore, que aunque la interpretación del actor es muy buena, la interpretación del director es de un mago un poco más desconfiado y eufórico.

Es una pena que en la película se supriman tantas cosas como el Mundial de quidditch (el Mundial bien, no esa cosa que han hecho), falta mucha información esencial por todos lados. 

También me hubiese encantado ver a Winky (la elfina doméstica), y con ello todo lo relacionado con los elfos (que en libro sale Dobby, pero aquí ni se le nombra).

Falta mucha trama, en el libro está todo cuidadosamente tramado y explicado al final, mientras que en la película se queda en una historia mucho más simplona, sin casi personajes y sin saber qué ocurre con ellos.

Para acabar, decir que no me gusta nada la interpretación que le han dado al hijo de Barty Crouch (Barty Crouch Jr.) que me ha parecido tremendamente mal dirigida, pensada y actuada.

Veremos en las próximas películas si mejora un poquito más todo el universo Harry Potter.

Y a vosotros ¿qué os parece el libro? ¿y la película?.

Besos,

Bibiana.


6 comentarios:

  1. Creo que esta es mi novela favorita de la saga. A la película le faltó mucho.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sin duda le faltó mucho. De momento no tengo libro favorito de la saga, es muy difícil^^

      Besos.

      Eliminar
  2. Me gustan todos los libros de Harry Potter, me alegra que lo hayas disfrutado.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Yo soy de las pocas que no ha leído ningún libro de Harry Potter, no sé, nunca me han atraído mucho... Pero el próximo año pienso darle una oportunidad y quién sabe, igual hasta me engancho :)
    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasaba igual, pero mira, me animé y ahora estoy leyendo toda la saga (que no es pequeña). A ver si te gusta tanto como a mí.

      Besos.

      Eliminar